domingo, enero 15, 2006

Nada hay en la orilla infranqueable


Nada hay en la orilla infranqueable.

Olas acariciando lo que roban.
Espejos reflejando sus reflejos.
Salitre y algas viejas, desterradas.

El mar y las gaviotas y el último destello
de otra estrella caída allá en lo alto.

Las nubes y el silencio
apenas quebrantado por el roce
de alguna pluma furtiva extraviada.

Sólo la orilla y los ojos
apagados
de quien llega al final de su camino.

Sergio B.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...