martes, agosto 01, 2006

Herman Melville

A bordo del Bellipotent, nuestro marinero mercante fue considerado de inmediato como un navegante hábil, y lo asignaron a la guardia de estribor, en la brigada de proa. Pronto estuvo como en su casa en este servicio, y cayeron bien su buen aspecto sin pretensiones y una especie de aire cordial de buen humor. No había hombre más alegre en la tripulación: en marcado contraste con ciertos otros individuos, que pertenecían, como él mismo, a la parte alistada de la tripulación del buque, pues esos hombres, cuando no estaban ocupados activamente, y a veces sobre todo en el segundo cuarto de guardia, cuando la cercanía del amanecer induce al ensueño, solían caer en una tristeza que tenía mucho de hosquedad. Pero no eran tan jóvenes como nuestro gaviero, y no pocos de ellos debían haber conocido otra clase de hogar; otros quizá habrían dejado, muy posiblemente, mujeres e hijos, en circunstancias inciertas, y casi todos tendrían casa y parentela, mientras que Billy, como pronto se verá, tenía su familia entera constituida en sí mismo.

Fragmento del relato Billy Budd, de Herman Melville, nacido en Nueva York el 1 de agosto de 1819.
El 1 de agosto de 1969 fallecía Miguel Labordeta
Comentarios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...