sábado, noviembre 04, 2006

La llamada

Del bosque surgió un largo alarido. Era de un pájaro nocturno que solía anunciar el comienzo de la noche. El hombre salió de una pequeña choza de hojas de palmera, detúvose a unos pasos, mirando a todos lados con fiera vivacidad, y dijo como si hablara al anunciador: “Te has adelantao un poco». El sol declinaba, dando reflejos dorados a una ancha laguna y al alto perfil del bosque. El fulgor de lámina bruñida adquirido por las aguas, contrastaba violentamente con la prieta sombra adensada entre los troncos.
Los árboles avanzaban impetuosamente como para arrojar a los delanteros dentro de la laguna. Ciertas grandes raíces retorcíanse al filo del agua. A trechos, entre bosque y orilla, quedaban sin embargo algunos claros retaceados de yerba, en el mayor de los cuales encontrabanse la choza y ese hombre. Tenía el sombrero de palma levantado sobre la frente y se destacaban netamente 1os angulosos rasgos de su cara cetrina, la nariz de rotundo trazo aguileño, los labios anchos, que se habían contraído hacia un lado, en un rictus entre sonriente y desdeñoso. Su amarillenta camisa de dril estaba manchada de sangre.

Fragmento del relato La llamada, de Ciro Alegría, nacido el 4 de noviembre de 1909.
El 4 de noviembre de 2003 fallecía Rachel de Queiroz
Comentarios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...