jueves, mayo 25, 2006

Rubén Vedovaldi

Asesino del piel roja / del vietnamita asesino.
Asesino de los negros / del musulmán asesino.

Su Embajada, sus aviones, sus tanques y submarinos.
Los asesinos del mundo siempre inventando enemigos.

No juguemos en el bosque que ya viene el asesino.


Metodista de la muerte; demócrata de la guerra;
el cuello habrá que torcerte mal hijo de una gran perra.

Asesino, asesino, viene por mi el asesino

Miente cuando dice Dios, miente donde dice amigo.

Nunca tuvo otro negocio que la muerte el asesino.


Asesino, asesino;

nunca va a fumar la pipa de la paz el asesino.


Baja con su bomba atómica, sus películas de tiros,
su televisión basura y su ladrón sin destino.

Asesino, asesino.

Si viene con bombardero, con tarjeta o portafolio,

si baja a robar el agua o viene a saquear petróleo,
no mira leyes ni fuero;

ya lo sabe el mundo entero. Todos gritan: ¡ASESINO!


No preguntes por quién doblan las campanas, argentino.

Viene por mi el asesino.

Viene por ti el asesino.


Canción alerta, poema de Rubén Vedovaldi (Argentina)
Coordinador del Taller Literario Palavra Livre

Otros poemas de Rubén Vedovaldi

El 25 de mayo de 1681 fallecía el dramaturgo Pedro Calderón de la Barca.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...