lunes, octubre 09, 2006

André Maurois

La idea misma del Destino es la que encuentro absurda y falsa. He vivido entre mahometanos y su fatalismo me ha curado el mío. Siento cierta timidez al exponer delante de usted ideas filosóficas; pero han sido sus lecciones las que me han hecho pensar un poco. Será indulgente... Le confesaré, pues, que habiendo reflexionado en mi alcazaba sobre estos problemas, me ha parecido que el determinismo materialista, forma moderna del destino, no es una verdad tan evidente como había creído. Sin duda, las leyes científicas son ciertas y en el interior de un sistema cerrado se puede prever lo que va a pasar; pero aplicar este principio al conjunto del Universo, admitir que lo que ocurrirá mañana está determinado desde hoy, es sobrepasar en mucho los resultados de la experiencia. Incluso es decidir contra ella, puesto que la voluntad humana constituye también un hecho de la experiencia. El porvenir no está escrito en el presente. Un espíritu perfecto que conociera todos los datos de una batalla, efectivos, número de cañones, transportes, estado del tiempo, no podría, sin embargo, prever el resultado. Es preciso, pues, no representarse a los hombres de acción como si avanzasen en medio de paisajes desconocidos, sino más bien como inclinados al borde de un oscuro abismo, donde se mueven las formas vagas y todavía inconsistentes del porvenir, formas que les corresponde esculpir si es que verdaderamente quieren.

Fragmento de Diálogos sobre el mando, de André Maurois, fallecido el 9 de octubre de 1967.
El 9 de octubre de 1970 fallecía Jean Giono
Comentarios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...